La termografía infrarroja es muy útil en el análisis del cuerpo humano o de los animales. Los patrones térmicos obtenidos nos indican posibles lesiones o procesos de recuperación que de otra manera no son tan accesibles y rápidos de obtener. Combinada con otras técnicas es de gran utilidad a veterinarios, médicos y en general ciencias de la salud.