El sector de la protección contra incendios analiza con termografía infrarroja las instalaciones encargadas de funcionar en caso de siniestro, y los siniestros cuando ocurren. La mayoría de incendios se producen por contactos calientes en cuadros eléctricos, por lo que la revisión de éstos en el programa de mantenimiento es fundamental.