RECOMENDACIONES PARA TERMOGRAFÍA AÉREA CON DRONES Y/O UAV´S

 Septiembre 2016

A día de hoy está claro que la tecnología de los drones y AUV´s está en un punto muy utilizable para todo tipo de tareas, de momento, vinculadas a la imagen.

Además ya está claro que es un sector en expansión y un nicho de mercado con multitud de salidas por investigar y explotar.

La termografía infrarroja no está siendo ajena a estos avances y facilidades para la aplicación de tecnologías relacionadas con la imagen y ya hay equipos completamente preparados para funcionar en estos aparatos.

Es por esto que en AETIR hemos creído interesante, como función primordial de nuestra asociación, informar de los elementos necesarios para realizar la inversión adecuada y los trabajos con la profesionalidad y fiabilidad que permita que la termografía crezca con este sector e incluso forme parte de su impulso.

Equipo

1.- Las cámaras termográficas no tienen zoom óptico y el de imagen tan sólo aumenta el tamaño de los píxeles y no suele ser de utilidad y no todas toman imágenes radiométricas, es decir, imágenes en las que se puede medir temperaturas.

Esto significa que la correcta planificación del vuelo es fundamental así como las características de la cámara termográfica son fundamentales para lograr obtener la máxima información útil.

Principalmente la resolución y la frecuencia de refresco de imágenes nos darán las facilidades necesarias.

En AETIR recomendamos como resolución mínima 320×240 (o similar) y una frecuencia mínima de 30Hz.

2.- La lente se elige con los mismos criterios que cualquier equipo óptico dentro de las opciones disponibles del fabricante y lógicamente está también relacionado con las alturas de vuelo necesarias y posibles.

3.- Software: imprescindible ya que es el que permite la correcta toma de imágenes y el imprescindible análisis posterior.

Desde AETIR insistimos en que “con darle al botón no basta”, los resultados se consiguen sabiendo tomar las imágenes adecuadamente, configurar los parámetros correctos y analizar las imágenes con las herramientas acertadas.

El enfoque es imprescindible para una imagen fiable y además el rango de medida de la cámara y naturalmente el encuadre junto con el mencionado enfoque no se pueden cambiar una vez tomada la imagen. Si hay algún fallo aquí será necesario tomar la imagen de nuevo.

Trabajo de campo

En general el trabajo de campo e informe, en lo que a la parte de termografía se refiere, poco variará del trabajo a pie.

Dependiendo del sector y/o del objetivo del trabajo podría ser necesaria una inspección a pie de las anomalías encontradas por el dron para confirmar los hallazgos e incluso poder profundizar en los mismos.

Esto habrá de realizarse con el equipo adecuado y los conocimientos y experiencia necesarios.