Las inspecciones termográficas en instalaciones fotovoltáicas son de gran utilidad debido a la facilidad para detectar problemas en los módulos solares por sobrecalentamiento de éstos. Deben revisarse numerosos paneles fotovoltáicos en grandes extensiones, por lo que contar con un método rápido y fiables es fundamental para el correcto mantenimiento de la planta.