El uso de la Termografía infrarroja para la localización de puntos calientes en contactos eléctricos y otros defectos en las instalaciones viene usándose desde hace décadas. El operario puede supervisar la instalación sin contacto y a distancia, lo cual hace que sea una técnica de análisis muy segura.