Por fortuna, nuestro país posee una gran riqueza en cuanto a edificios históricos y protegidos y los técnicos responsables de éstos cuentan con nuestra tecnología, la termografía infrarroja, para ayudar a seguir conservándolos y detectando problemas antes de que evolucionen a peor.