Las instalaciones electromecánicas en edificios, las cadenas de montaje y otros procesos son analizados mediante termografía infrarroja, con cámaras portátiles o fijas, para detectar fallos de funcionamiento y anticiparse a paradas no programadas que pueden causar pérdidas económicas importantes.