La termografía aérea mediante SARPS (Sistemas aéreos remotamente pilotados) es cada vez más demandada para poder abarcar grandes extensiones de terreno o llegar a lugares poco accesibles. Las cámaras termográficas utilizadas son cada vez más pequeñas y potentes, lo que permite una gran autonomía de vuelo y excelentes resultados.