Hoy por hoy se pueden encontrar muchos fabricantes de cámaras térmicas y además una amplia gama de dispositivos que capturan la radiación infrarroja y que dan imágenes con información térmica.
Pensamos que posiblemente, para plantearse si comprar una cámara y de qué tipo, sea más orientativo responder a las preguntas típicas y/o necesarias para hacer la elección:
- ¿Es necesario que disponga de una cámara o puedo contar con un profesional? ¿Qué me conviene más?
Si existe alguna normativa o por política de empresa está obligado a disponer de una cámara, no hay mucho que tratar en este aspecto. Las siguientes preguntas le ayudarán a elegirla y le recomendamos que se forme para aprovechar mejor la información que le da la cámara, cometa menos errores para aprender y que adquiera así el conocimiento con mayor celeridad.
Desde AETIR recomendamos la formación impartida por expertos para un más rápido y mejor aprovechamiento de esta tecnología.
Si no está obligado a tener una cámara, lo que hay que plantearse es si usted o su departamento tiene presupuesto y tiempo de adquirir la cámara, formarse, hacer el trabajo, analizar imágenes, estar atento a calibraciones, etc. Si es así tan solo necesitará elegir bien la cámara y la formación como en el caso anterior.
Pero ¿El trabajo que necesita realizar merece comprarse una cámara? ¿El uso que le dará a la misma merece la pena hacer la inversión en dinero y tiempo?
Si es algo que hace pocas veces al año, quizás la inversión, el mantenimiento, calibraciones, etc. sea mucho trabajo y dinero y podría plantearse contar con un profesional.
Es cuestión de ver cuánto le cuesta adquirir el equipo y pedir presupuesto del trabajo que necesita. ¿Cuántos trabajos puede hacer con un profesional por el precio de la cámara etc? ¿Le interesa tener una inspección realizada por un tercero ajeno a la empresa?
Como primera orientación para elegir a un termógrafo, en general, un termógrafo es una persona formada y/o experimentada y con un equipo de resolución media o alta, (320×240 pixeles en adelante).
En nuestra web podrá localizar a nuestros socios y sus localizaciones en el mapa de nuestra web. Nuestros socios son todos personas interesadas en la termografía infrarroja y profesionales del sector con los conocimientos y experiencia necesaria.
Si al final va a adquirir la cámara pregúntese: ¿Con qué fin la voy a utilizar? ¿En qué sector o departamento?
Con esta pregunta entraremos en el amplio mundo de los modelos de cámaras.
Con la primera pregunta podremos decidir entre una cámara fija o portátil. Esto se sabe casi de inmediato y requiere poco que explicar.
Pero si es portátil ¿Qué tipo de cámara? Resolución.
En termografía menos nunca es más. Quizás en inspecciones eléctricas en las que se busquen puntos calientes para su posterior comprobación con otros medios tengan cabida las cámaras pequeñas y “visores IR” que hay en el mercado.
Si el técnico tiene acceso al elemento a inspeccionar y no es en una zona especialmente peligrosa una cámara de este tipo que le permita localizar de forma ágil un punto caliente y puede ser recomendable, pero quizás esté perdiendo otras posibilidades si sólo se ciñe a eso en la elección.
Para aplicaciones básicas en electricidad y algunas concretas en edificación una resolución de 160×160 podría ser suficiente.
Desde AETIR, recomendamos como resolución mínima para realizar un trabajo de termografía profesional de 320×240 píxeles (los píxeles pueden variar un poco según el fabricante).
Esta resolución permite realizar trabajos que requieran detalle, mediciones de temperaturas con mucha precisión, mejor visualización o determinación de anomalías.

fachada res 140x140 B320                   fachada res 320x240

A la izquierda imagen de 140×140 píxeles, a la derecha 320×240

¿Qué tipo de cámara? Detector fijo o móvil.
Incluso si el detector es móvil o no es importante. Si trabajamos en un sector en el que con frecuencia miraremos cosas en alto nos viene mejor usar una cámara con detector móvil.
E8 Vs T640
En la imagen, a la izquierda una cámara de detector fijo, a la derecha detector móvil
El detector (donde va el objetivo) de la cámara de la derecha se puede orientar independientemente del cuerpo que contienen el monitor de visualización lo que es muy cómodo cuando se buscan anomalías que no solo están en frente del inspector.
Cuando hay dificultades de acceso el detector móvil suele ser más cómodo también.
¿Qué tipo de cámara? Frecuencia de actualización/ imagen
Es la rapidez con la que las imágenes aparecen en el display de la cámara, igual que en un monitor o televisión.
Una frecuencia baja (9 Hz suele ser habitual) hace que no podamos movernos mucho a la hora de tomar imágenes porque se produce un efecto como de estela. Con una frecuencia un poco más alta pero no lo suficiente el efecto es como de retardo, es decir, en la cámara se visualiza todo más despacio de lo que nos movemos.
Una frecuencia cómoda y habitual entre los fabricantes es de 30 Hz.
¿Qué tipo de cámara? Otras características.
En general las cámaras, para elegir una cámara no debe olvidar:
- Rango: debe tener una idea de la magnitud de las temperaturas a medir. En electricidad o edificación seguramente le sirva hasta 120 ºC, pero para calderas, fundiciones, hornos, etc necesitará rangos mayores.
- Cámara visual: para el posterior análisis de las imágenes térmicas es de gran ayuda.
- IFOV: Si necesita gran angular, distancia focal, etc. ¿Lo que va a inspeccionar está muy lejos o muy cerca?
- Servicio post venta: Las cámaras necesitan su mantenimiento y calibración. Un buen servicio post venta será una tranquilidad.
- Video: si lo necesita todas no graban video y deberá saber si necesita video radiométrico (con datos térmicos en cada fotograma) o no.
El resto de características es importante pero en general, o varia poco como para ser determinante, o simplemente suponen prestaciones extra que no compensan las carencias en los elementos comentados hasta ahora.